andrea barbaranelli

La ventana

 

Mi primer recuerdo: una ventana,

en la ventana un cielo de tormenta

un aire lívido

lluvia

el estallido seco del rayo.

Todas las cosas ya estaban allí:

el cielo la tormenta

las casas la plaza

la lluvia el aire convulso

durante y después de la lluvia

las nubes

a pique encima de la fachada de la iglesia.

Sí, existían ya la iglesia y la lluvia

las casas y la gente

dentro de las casas

la voz de mi madre desde el dormitorio

el llanto de mi hermano

que acababa de nacer.

El mundo era ya antiguo,

lentamente paulatinamente

se esforzaba para salir a flote

desenredándose a la fuerza para aflorar

delante de mis ojos

abiertos por primera vez y en busca

de algo que pudiera en el futuro

dar un sentido a las cosas

casualmente amontonadas ahí

en desorden, a los sucesos y a las vistas

a las imágenes, buscando un orden

buscando un sentido

que quizá yo guardaría a través de los años

a través del tiempo ya casi innumerable

ya casi aparentemente eterno

desde ese momento en que el rayo

derribó la cruz de hierro

en la cima de la iglesia, fijando

en mi memoria ese instante como primer instante

de mi conciencia del mundo.

Comentarios2

  • Tokki

    Hermoso poema del despertar.

    Un afectuoso abrazo mi amigo.

  • Iván Terranova Cruz

    Bella recreación, de un místico tiempo, que no volverá. Profundo e íntimo sentir, compañero.

    • andrea barbaranelli

      Muchísima gracias por tu comentario, Iván.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.