Matias 01

MALARIAS

Melancolía.

Traes mi infancia con su castidad,

a la ávida noche

para reconocerme,

de entre todos mis demonios.

¿Quién soy?

después de todos los justos latigazos

¿Qué me ha quedado?

 

La piel desierta

con su memoria escuálida

va en comunión de sus blancos caminos

con pasos recargados

de esperanza muerta

y sus férreas ojeras

como nidos de alegres sombras

Serán las penas de un ayer que ha llorado

mucho.

 

Vagabundo,

que vas para arriba orando mudo

una existencia

que ha bajado de su cruz

alarga, alarga tus decaídos pasos

que hoy pasara otro crespón

arrancado de su sombra de dolor

 

Soledad

Ya me voy, dejando en una loza

de diciembre

mis sueños de dulce pecador

me voy con mis copas de fermentos

en que se ahogan

las encarnizadas lágrimas

de un amor que sobrevive

y nunca muere.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.