tani_holaldaz

Dormida en su Sueño

La mala nueva llegó regada por el murmullo

El portal era atravesado por seres condolidos

Y un fondo decorado de inmaculado blanco

Guardaba el ataúd del eterno descanso.

 

El semblante frío de aquella tibia sonrisa

Yacía enclaustrado entre cristal y terciopelo

Sus gélidas manos encadenadas de rosario

Y el rostro maquillado para un viaje sin regreso.

 

Ahora duerme en la libertad de la quietud

Va a su última morada en hombros acongojados

El cuerpo inerte despedido en multitud

Da su última marcha al sacrosanto campo.

                                                                        Junio, 26 del 2019

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.