angel blue 80

AZUCENAS BLANCAS

EL EDÉN DE MI CUERPO TE ESPERA, 

IMPACIENTE, CÁLIDO Y FÉRTIL.

¡VEN! NO LO HAGAS ESPERAR,

SIEMBRA EN EL MILES DE AZUCENAS BLANCAS,

LLÉNALO CON SU AROMA, QUÉDATE EN EL,

DESCANSA, SUEÑA UNA ETERNIDAD 

POSADO SOBRE LAS FLORES BAÑADAS EN ROCÍO.

TAL VEZ SE MARCHITEN CON TU PARTIDA

O TAL VEZ ALGUNA FLORESCA,

LO ÚNICO VERDADERO 

ES QUE REGRESARAS A SEMBRAR NUEVAS AZUCENAS

EN EL EDÉN DE MI CUERPO, QUE SOLO POR TI ESPERA,

IMPACIENTE, CÁLIDO Y FÉRTIL.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.