AMADÍS

PENÉLOPE (SONETO)

 

Cuando Ulises vivía su aventura,
su regreso aguardaba noche y día
Penélope, y tejía y destejía
y lloraba su triste desventura.

 

Astutamente usaba la mesura
 a incautos alejados los tenía,
y fiel a su marido florecía
pura rosa con ansias de ternura.

 

Así tu amor, me brinda tal franqueza,
y a pesar de sufrir alguna herida,
te muestras con templanza y entereza.

 

Penélope que tengo inmerecida,
una mujer repleta de grandeza:
yo la llevo en mi alma de por vida.

Comentarios3

  • kavanarudén

    Excelente soneto.
    Me gustó mucho.
    Si el amor es franco, encuentra eco en la persona amada.
    Un placer leerte
    De mi parte un fuerte abrazo
    Kavi

  • Lualpri

    Precioso.
    Aplausos !!!

    Un abrazo.
    Luis

  • Ls Angel

    ...😊😊😊



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.