Julio Noel

En fuego de oro y luz de grana muere la tarde

En fuego de oro y luz de grana muere la tarde

con lágrimas azules y suspiros de plata

de tanto llorar; sus pómulos de amapola

en pétalos de rosa mudan su linda cara

y me quieren embelesar; la tarde de oro

locamente se enamora de las nubes blancas

y de rojo carmesí tiñe su rubor,

que de sangre el cielo llena en la puesta dorada

con vivo resplandor.

En pétalos de rosa muda su linda cara

la tarde de grana y oro,

que vierte azules lágrimas

en la orla carmesí del arrebol de las nubes

y al ruboroso éter suspiros de plata exhala.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.