Luca61

Mañana

Agujas dormidas en el oxígeno
Y las palomas ahogadas en ellas
Sus ropajes y apariencia con sabor a tu imagen...

Eras y no eras
Siempre aceptaste existir
En la existencia de la nada
Y caminabas entre los esqueletos perfumados de las olas diurnas que se alimentaban de tus labios...

¿A dónde se va lo que no fue?
¿Al esmalte qué recubre tu alma?
La luna traga ese vidrio despedazado
Y abre las alas para derramar su pasión en mis palmas por la mañana...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.