Juventino Pérez

Balas Asesinas

Balas asesinas

Ya no son días tranquilos,
Ya no se ve el respeto,
Se pierden los buenos momentos,
Hoy se vive en tormento.

El estruendo de los truenos
No causan temor,
Ahora el sonido de las balas,
Son las que causan horror.

Velan el derecho de la vida,
Atacan a personas de cualquier edad,
Sin importar sus sueños y metas,
Conllevan a la expiración temprana.

Qué triste que esas malditas balas,
Silencien las voces de las almas,
Que tiñan con sangre de inocentes,
Y al instante enluten corazones.

Balas asesinas, que amargas a las familias,
Dejas lluvias de lágrimas.
A sus seres queridos desconsuelas,
Y dejas una irreparable pérdida.

Ingratas balas asesinas,
Ojalá que no existieras,
Para que no hubiera más muerte.
Ni lista negra en la mente.

Balas asesinas: planificas,
Por cumplir un trabajo,
O hacer propia justicia,
E incluso por defensa propia.

Ojalá dejaras de ser asesina,
Desearía que no te aparecieras,
Que dejaras de hacer terrorismo.
Y que nos dejes en Paz.

Juventino Pérez



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.