Ben-.

Caballo y espanto-.

La luna, caballo y espanto,
forma arreboles sobre las sitiadas
ciudades, y, cansada de todo,
ameniza las fiestas en los hogares.
La noche, espacio en blanco,
por donde pasan lejanas las sombras
azules, las cáscaras vacías de almendras
y naranjas, un cuerpo ha soñado y vencido.
Tendido como un acordeón, sobre praderas
y terraplenes, el cuerpo se ha dejado vencer,
y está sólo, queriendo obedecer.
Mil noches de espuma, y un castillo en ruinas,
no han de cambiar el sino de ese cuerpo
que se lamenta en la espesura. Brilla,
como queriendo cambiar las cosas.
La luna, fugaz caballo de acero, destila
las semillas del desprecio-.

©

Comentarios3

  • alicia perez hernandez

    HA SIDO INTERESANTE LEERTE.
    SALUDOS POETA

    • Ben-.

      Gracias de nuevo, Alicia, un abrazo!

    • kavanarudén

      Me has llevado de la mano por ese paisaje variopinto.
      Emociones, sentimientos que se entrecruzan en tus letras.
      Un placer leerte
      Kavi

      • Ben-.

        Sí, así es, querido amigo Kavi, trato de hacer parajes poéticos mezclados y enrevesados, como soy yo, pienso, interiormente, al menos, en esta etapa. Gracias amigo,

        un gran abrazo,

        Bienve-.

        • kavanarudén

          Excelente! no te canses nunca de hacerlo. Canaliza todo lo que eres, sobre todo tu sensibilidad a través de las letras. Perdona mi atrevimiento al darte un consejo. Ánimo. Escribe, escribe y....cuando te cases de escribir, escribe.

        • Ben-.

          Gracias Kavi, sí, a veces me parece que son sólo signos sin cometido o sentido alguno lo que practico en poesía, o a la hora de escribir, pero siempre tiene su significado íntimo, un abrazo amigo!!!



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.