Patricia Cuervo

LOBO DE MI CORAZÓN.

Me convierto en presa

mi cazador es el reflejo de la luna,

persisten los aullidos 

de tu boca salvaje

hambrienta en mi piel.

 

Es terreno primitivo

la humanidad olvidada

en días de luna llena,

se conjugan los colores del ocaso

en tus pupilas,

el calor del verano 

brota desde tu piel 

desaparece todo invierno.

 

Mi cuerpo en ofrenda 

a tu naturaleza 

en cada ciclo lunar. 

 

 

Comentarios2

  • YA SABES QUIÉN...

    Amor... Arrojo

    Un placer


    HECTOR ADOLFO
    México

  • Lualpri

    Bello poema.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.