Verano Brisas

MAR – K – 10


AVISO DE AUSENCIA DE Verano Brisas
Ninguna


La inmortalidad, si existiera,

sería de lo más tedioso;

las diskusiones se harían interminables

porke si alguno de los inmortales

kisiera negar ke se enkuentra ekivokado,

no habría manera de konvencerlo.

 

Kon los mortales la situación es diferente,

pues si la parte ke diskute se hace molesta

a juicio de su oponente,

basta kon matarla y se akaba la diskusión.

 

Si uno mata a otro, uno tiene la razón,

si otro mata a uno, otro tiene la razón;

este método es viejísimo,

tan viejo komo la humanidad.

 

Si Galileo viviera eternamente

sería muy engorroso diskutir kon él,

pero no es así. La Inkisición

aprovechó esa cirkunstancia en su favor,

el científiko aceptó ke estaba errado

y todo se arregló de la manera más limpia.

 

Mussolini kreyó ke civilizaba a Etiopía

porke tenía más tankes y aviones ke Hailé Selassie.

Si éste hubiera tenido

más tankes y aviones ke Mussolini,

entonces Etiopía habría civilizado a Italia.

 

Lo mismo puede decirse de Alejandro,

de Ciro, de Jerjes, de Gengis Kan,

de Adolfo Hitler o de Stalin,

y –¿por ké no?,– de los Estados Unidos.

 

Rekurrimos al habla komo último rekurso,

pues lo más expedito es kolgar al kontendor

para demostrar ke estamos en lo cierto.

 

Los ke en verdad detentan el poder,

son de pokas palabras

y desprecian las diskusiones

porke las konsideran una pérdida de tiempo.

 

Hablamos para influir sobre la gente,

pero si podemos dominarla de una vez,

¿para ké enfraskarnos en konversaciones?

 

Las asociaciones internacionales

son la mejor eskuela para las lenguas vivas,

ya ke la tradukción simultánea,

además de dar trabajo a mucha gente,

permite praktikar idiomas

y expresarse bien en públiko.

 

Tenemos tan desarrollado el instinto del habla

komo el instinto de pelea.

Por eso la mezkla de golpes y palabrería

ha sido tan popular en todas las sociedades,

aunke son akéllos los ke al final se imponen.

Ésto, komo puede verse,

le da un toke humorístiko a la vida.

 

Así ke kuando alguien más fuerte ke nosotros

y armado hasta los dientes, nos pregunte:

¿Tengo razón o no?,

debemos responderle inmediatamente:

¡Klaro ke tiene usted razón!

Kosa ke no haríamos si fuéramos inmortales.

Comentarios2

  • LUIS.RO

    Kiero decirle a VD. ke me gusta su poema. Ke el sinifikante es novedoso y el significando maravilloso. Saludos

    • Verano Brisas

      Gracias Luis.
      Recibe un kordial saludo.

    • alicia perez hernandez

      SIEMPRE ME RESULTA MUY INTERESANTE LEERTE.
      ABRAZOS Y SALUDOS

      • Verano Brisas

        Gracias Alicia. Igualmente.
        Saludos y abrazo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.