Peniel Ramirez

Dar

Que nunca tuve nada!
Las cosas se movieron a mis manos
y así es como las pierdo:
Como de vacaciones a otras manos.
Es que es, solo turismo de este cosmos.
Abramos los retenes!
Amarremos los dedos y la prisa.
Dejemos de ser el paraíso de las cosas;
de tener el cúmulo de estantes e inventario.
Oh! Playas de las cosas!
Y entonces, a quien necesite, miraremos,
y solo nos bastará soplar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.