Santiago Miranda

Toda posibilidad es una moneda girando

 

En tu interior, la indecisa muerte
Cada paso : un pequeño salto
Entre el ser y la nada, abriendo
Camino al fin de todo lo necesario

Cada viaje, cada empresa: una moneda
Saltando, a su ritmo desesperante
Cada evento, una decisión del instante
De pronto uno sabe vivo y no muerto

Pero entre todos los vuelos, el peor;
Horas de caída o ascenso, la imagen
Del avión es una moneda cayendo
Por horas sin decidir de todos, la caída

De cara o sello, uno llega o no
Y en la espera, desespera ¿Por qué?
Aún todo tiene un valor más allá del juego
Aún temor o culpa de lo no sido, entre ser y ser



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.