Antonio Encinas Carranza

El bosque encantado

En los bosques encantados y brumosos 

Llenos de árboles hermosos,

De armoniosos troncos gruesos

Y de amplias copas llenas de nidos,

Que están llenos de hambrientos polluelos.

 

Donde viven los hombrecillos

De trajes verde vestidos

Con borlas que caen de los gorros,

Con cinturón ancho

Y botas de cuero.

 

Salen de entre los matorrales

Cantando y bailando.

Son muy picaros y 

Bastante alegres.

 Algunos los llaman gnomos.

Otros los llaman duendes.

 

Las ninfas hermosas doncellas

También habitan en los bosques

Suelen bailar y cantar.

Y viven en los inmensos árboles.

 

En el día duermen

En la noche danzan y cantan,

 Los duendes tienen su orquesta

y llenan el bosque de inmensa alegría.

 

Se alimentan de frutas silvestres

Y miéles y dátiles

Y beben las savia de los árboles 

Y de las demás vegetales.

 

Los duendes viven en los matorrales

Las ninfas en los árboles

Los duendes y las ninfas

Duermen de día

Y enamoran de noche.

 

Si te pierdes en el bosque

Y tienes buen corazón

Las ninfas te llevan de la mano

Y te ayudan a encontrar la salida.

 

Si tienes mucha maldad 

Y te pierdes en el bosque

Las ninfas te llevan al centro

 Y te abandonan en la oscuridad.

 

Autor: Antonio Encinas Carranza

De: Lima, Perú

  1. D. R.


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.