Jair Sierra

10 ojos cromáticos

Etérea se hacia la espera

y  mis oídos sordos de la algarabía se ponían

mientras asimilaba que ahora estas de pie,

después de que biberón pedías.

 

Hacer poesía era lo que podía, ¿eso era?

y te miré al cabello y no estaba lo que pedías,

traté de romper esquemas y en mi mente no cabía

hasta que dos meses y la torre eiffel me dijeron lo que querías.

 

"Ser víctima de la noche me esperaba,

¡de la pena no! porque ella es mía.

tú, que a ella besas ven por mi"

ni ojos me dío y sin ningún apuro llegué.

 

llegué sin sombra, llegué sin nombre,

llegué con mi amiga, la que es siempre mía

llegué entre ellos y ahí llegué solo,

llegué entre miradas y me hice de ellos.

 

La noche, siempre suya. 

Y las miradas... También suyas.

Todo a su favor.

 

Y cada ojo diferente color, 

cada color distinto nombre,

cada nombre diversa sonrisa.

Y ahí estaba felíz por todo.

 

 

-La torre eiffel te esperará mientras bajas por ella-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios1

  • Kristian Ibarguen

    ¡Salve! Loada sea aqu'esta pluma que con vuesa merced se hace y de aquel embellecedor de lo absurdo lograis juntos cautivar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.