helldrake

137 metros.

137 metros me separan del infierno.

Aún estoy demasiado lejos mi magnífico amo,soy esclava.

Su saliva pecadora inmoviliza mi cuerpo

sumergido en su espuma, me martiriza.

Su voz es una fiera insolente

con uñas ardientes que siento siempre.

El dolor es incesante

revolotea en mi mente

y tiñe de sangre mis dientes.

 

Comentarios2

  • kavanarudén

    Pasión, lujuria, dolor y gozo al mismo tiempo.
    ¿Dónde está el límite del uno y el otro? ¿No es acaso uno quien contiene el otro?
    Entrega total con pasión desbordante.
    Envenenados con esa saliva que paraliza y excita los más profundos sentidos. ¿Paradoja? no, sentimiento.
    Un placer leerte
    Kavi

    • helldrake

      Estoy a dos palmos del suelo después de leer tu comentario, para mi es increíble que guste a alguien lo que escribo.
      Te estaré eternamente agradecida, gracias por la motivación. Te voy a leer.

      • kavanarudén

        Mi querida amiga.
        Me gusta mucho porque siento que lo escribes con el corazón, con tu sentimiento, con tu ser profundo de mujer y eso llega, sin duda alguna.
        Siempre bienvenida a mi espacio, a mi rinconcito poético. Trato de escribir lo que siento, al igual que tú.
        Sigamos creciendo entre letras. Dando lo mejor de nosotros mismos.
        Recibe de mi parte un fuerte abrazo, mi respeto, cariño y admiración.
        Cuídate mucho.
        Kavi

      • gaston campano

        Dios salve a la reina,( atea) sin Dios ni santa maría, pero personifica al ídolo de las candelas como su altar donde
        evalúa su deseo natural del humano.
        Un abrazo casi ateo.

        • helldrake

          Gracias por leerlo,somos 3 en el mundo ahora, me motiva.
          Agradecida y flipando todavía de que a 2 personas les guste.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.