Bernardo Arzate Benítez

Cierto...

 

 

 

¡Cierto...

no tengo alas para volar,

ni aletas para nadar;

pero tengo pies para caminar...!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.