Pablo

Que la vida decida

Amarte es mi acto sentido,

Amarte es un acto prohibido,

Y reprimirlo es un acto cobarde 

Que lo ejerzó con el silencio físico 

Y las barreras que imponen

Unos cuantos pasos a ti.

 

Te amo

Aunque mostrarme fuerte

Siga siendo tan cobarde 

Que mi corazón rebelde se quiebra 

En las horas de sinceridad 

Que conociste;

Te amo con el silencio respetuoso

De tu desbordante felicidad

Del que hablas a todos 

Con esa sonrisa deslumbrante que hace

Que mi consciencia me diga que irte 

De mi era el acto más racional,

De toda esta cascada de sentimientos

Que desbordaste en este mortal;

 

Te amo 

y por ese amor sigo encerrando

Y matando por innanición este amor que me queda;

Te amo aunque ahora debo fingir

Mi cara de felicidad; 

Después de encasillar nuestra comunicación

En lo académico y profesional,

Me deja desierto y vacio,

Pero lo hago para no mantener

La esperanzá de correspondernos.

 

Y sí,

Sigo siendo cobarde por no seguir

Diciéndote lo que siento 

Y lo que lato,

Pero la condena a muerte fue dictada 

Hace tiempo por tu felicidad desbordante;

Te amo,

Pero para volver a ser fuerte 

Seré mi propio sol 

Y buscaré la luna que me haga aullar

De nuevo y esta vez,

Será para quedarme las lunas

Que la vida decida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.