José Domingo Mora Rodríguez

una carta a un amor perdido

Cada vez que te veo, solo puedo pensar en ti, aunque nos separe la distancia te sigo amando hoy como ayer, eres la persona que llena mi vida, mi amor,  sin ti, es soledad, hoy el tiempo pasa, un día menos de vida, un día más por vivir,  mis sentimientos no se perderán en el tiempo, ya que fuiste el amor de mi vida, a pesar de que el viento soplo fuerte para separarnos, el nunca pudo con nuestro amor, no te culpo por nada, estés donde estés siempre llevaré el recuerdo de tu amor,  de tu cuerpo angelical,  tu  sonrisa hermosa, de tus besos como panal de miel,

 

Estarás en mi corazón hoy como ayer, Si te cause algún dolor perdóname, a veces cierro los ojos y te veo sentada junto a mí, mirando el mar en su inmensidad, la brisa acariciando nuestros cuerpos,  los besos nunca faltaron, nuestros abrazos fueron de gran intensidad,  cuando nuestros cuerpos se unieron, era como si nos conociéramos  toda la eternidad,  me llevaste casi a la muerte, pero fue el momento más hermoso que he vivido, me diste lo mejor de ti,

 

Tu amor y tus caricias, nuestro amor fue un secreto, se que lloraste en silencio, amargas horas pasaron, quizás fui yo quien debió tomar tu amor completo y no lo hice, donde me decías te quiero,  te di la espalda, hoy al verte con otro, sé que no puedo decir absolutamente nada. Tengo que renunciar a tu amor. Ya mis fuerzas de amar no volverán, por una mujer, ya fuiste tú realmente la que se robo mi corazón.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.