rumiante

Vencidos

Entera dió toda su sonrisa
nunca preguntó dónde fue
reconocía el error de suponer gobernarla

Por qué entregar lo que te es fundamental?

No pudo evitarlo ante el ímpetu,
brotó de su pecho una tarde cualquiera
en que no soporto más esa relación tan intensa

Sonrisa confiesa de tales crímenes
reír a carcajadas, maldecir en el silencio
tramar en secreto

Es que nunca nada tuvo
nunca se permitió tal privilegio
ni se le otorgaría tal derecho



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.