poeta de invierno

Unos zapatos nuevos, agradecimiento por la vida.

Llegue a mi casa, su olor era agradable

olía a tierra mojada, y tu me esperabas amable

llovía suavemente y gotas entraban por la ventana

vi mis zapatos mojarse y era fin de semana.

Yo te abracé y bese tu boca, tu correspondiste

me mirabas amorosa y tus labios me ofreciste,

nos besamos nuevamente, te amo me dijiste,

miramos la ventana y el agua que salpicaba,

alejamos los zapatos que tenía rato se mojaban.

Los zapatos eran nuevos, nuevas metas me esperaban,

habrá cambios positivos en la próxima semana,

emprenderé nuevos caminos donde se limpie el alma

nadie afectará ya mi destino, me alejo de quien estorbaba.

Hoy me siento agradecido, por lo que Dios me ha dado

una hermosa familia que juntos nos hemos cuidado.

Un trabajo bendecido y un hogar en armonía,

una esposa amorosa que me da mucha alegría.

Gracias Señor por mis hijos y por cada nuevo día.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.