David Robles

LAS NOVELAS

 

 

Siempre la villana tan

temida, la nuera entrometida,

y la suegra tan celosa.

 

La pueblerina hermosa

que el hijo siempre desea,

y rechaza a la muñeca

hija de un rico hacendado.

 

El niño mimado sueña

con la Chamaca mocosa

despeinada y bien mugrosa

del rancho recién llegada.

 

O el empresario bien apuesto

dispuesto perderlo todo

por un capricho amoroso.

 

Y la gente entusiasmada

espera el siguiente episodio

de las mismas secuelas

de esa historia tan trillada.

 

La chica endemoniada

con venganza castiga

a la ingenua maltratada

que la felicidad anhelaba.

 

Hoy la novela termina

pero sigue la siguiente.

Ya no es la chica sufrida                                              

 sino la paloma inocente

que es ciega desde nacida.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.