Teo Revilla Bravo

AHÍ EL SUSPIRO

 

"Crepúsculo, paisaje".  Obra de Pierre Etienne Théodore Rouseau, pintor francés  que perteneció al Realismo artístico y a la Escuela de Barbizon. Óleo sobre tabla -1850.

 

 

 

 

AHÍ EL SUSPIRO

 

Ahí el suspiro que desboca desamparos llegados  

de un fondo humano cada vez  más exhausto,

cada vez más opaco y lejano; ahí la pérdida

desordenada de vida, justo ahí donde  los crepúsculos

vierten sangre cada anochecer mientras las sombras,

se entregan, palpitantes, funestas, esparciendo

sentimientos de dejación, dolor y pasmo.

 

Ya de la garganta ensombrecida el raspado

genera atrofia nerviosa en las cuerdas vocales,  

y del desaliento el alma traspasada se duele.

 

Saca el pájaro loco su viejo violín de  la alada

chistera, y entre vuelo y vuelo entrecortado,

alucinante, más o menos desorientado,

se posa al fin en el lomo del aire tocando afligido

la salmodia de nadie, hasta estrangular las flojas

cuerdas de la impaciencia que se rompen sin aliento,

sin rumor, ni sonido, entre espirales de humo gris,

remolinos de angustias, y espejos rotos.

 

 

“SOLEDADES” (Provisional)

 Cuaderno  XVIII ( 2013 al 2014)

©Teo Revilla Bravo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.