Denise Arredondo

El miedo de ser feliz

 

Por qué tenemos tanto miedo de ser felices
Por qué imaginamos lo peor cuando la felicidad esta en nuestras manos, vivimos buscando la manera de ser felices y cuando lo logramos la ahuyentamos con tantos pensamientos inseguros.
Por qué cuando esa pequeña parte de felicidad llega a nuestra vida tratamos de ocultarla, evitamos que los demás se enteren, porque "No vaya a ser cosa que descubran mi felicidad y otra vez la vuelva a perder"
Evitamos cantarla a los cuatro vientos, vivimos tan pendiente de ello que olvidamos en verdad disfrutarla, llamamos al miedo, a la infelicidad, con tantos pensamientos inseguros, y así pasa que la volvemos a perder, no pudimos disfrutarla ni cinco minutos que ya caímos en la tristeza del no saber que vendrá después de tan felicidad.
Seria mejor pensar “¿soy feliz y qué?" Quizá después de tanto tiempo me lo merezco, o quizá decir “Soy feliz” y no temer en lo que vendrá después de contar sobre lo que hoy sentís.
Con la tristeza nos pasa algo parecido, pero lo único insensato es que no tenemos miedo de decir que estamos tristes, que somos infelices, no tenemos miedo de decir que la buena suerte no esta de nuestro lado, y tampoco le tememos a lo que vendrá después de tanta tristeza porque en alguna parte de muestro interior sabemos que nos correaponde un pedazo de felicidad por tanta nostalgia y melancolia.
Algunos vivimos así, no importa lo felices que seamos, o tampoco cuanta tristeza tengamos, algunos somos así, vivimos con el miedo de que pasara después de tanto exceso de sentimiento, qué catarsis ocurrrira después de sentir tanto hasta no dar mas.
Qué nos pasará, qué pasará, que sucederá, somos así, estamos inversos en lo que será, y nunca en lo que es, no disfrutamos la felicidad porque pensamos que ocurrirá después, pero tampoco disfrutamos la tristeza porque sabemos que después de tanto llanto habrá algún motivo para volver a sonreír.
                       -Denise Arredondo

Comentarios3

  • Lualpri

    Tal vez porque no tomamos verdadera conciencia de que estamos de paso.
    Gracias.

  • El otro yo

    Justo hoy pensaba en esto mismo que decís, vivimos temiendo lo que vendrá después, lo que no vendrá, lo que podría venir, todos supuestos, y tanto pensar nos olvidamos verdaderamente de sentir, evaluamos de más, pensamos de más y a veces todo lo que necesitamos es desenchufar los oídos y permitirnos sentir ... Solo eso

  • RIMUZ

    Estimados poetas.

    Soy un necio lo reconozco.
    Mis comentarios no van por los poetas, ni siquiera por los contenidos de los mismos. Solo siento que la forma es importante y así como el sol brilla y nos seduce, sabemos cuando él falta y nos deprime.
    Igual ocurre en el poema, que sin tener reglas sabemos de su ausencia y su presencia.

    El poema no debe confundirse con una larga reflexión de tipo sicologico o filosófico, que como tal está muy bien planteada pero en su extensión lamentablemente golpea la poesía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.