Alexander Vortice

OJOS (I)

EN la oscuridad

el mandato de Morfeo

es vendaval de quimeras.

 

No querer odiar

y no desear más

porque todo lo que tenemos

es todo lo que existe

a nuestro alrededor;

sedante en mis arterias

y sangre henchida de enseres,

de soportes con tufo

a maestro de escuela

y acontecimientos

convencionales;

 

calmantes en mi mano derecha y en ti,

en todo lo que estoy soñando despierto.

Comentarios2

  • huertero

    si surrelista pero bueno un calmante para mi

    • Alexander Vortice

      Qué sean dos calmantes: uno para ti y otro para mí. Un saludo!

    • ANESTESIADO

      muy bueno, me recordo mucho a spinetta, un saludo y exitos!!!

      • Alexander Vortice

        Gracias, amigo. Saludos y éxitos para ti también.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.