David Pech

Cuando te hago mía

Dejame confesarte
El deseo que florece en mí,
Llegar a ese lugar
Donde te sueño
Donde te beso 
En silencio,
Y me hace venir 
hacia ti.

Dejame leer 
tu cuerpo 
letra a letra,
Conquistar tu corazón
Como se conquista
A un pueblo azteca.

La erosión del viento
Convierte las conchas 
En arena,
Y el azúcar de la caña
Se vuelve serena;
Acequia 
De buena cosecha.

Cuando te hago mía
Hay tantos triunfos
Tantos deseos desnudos
Tanta playa enamorada.

Cuando te hago mía
Beso a beso encontramos el nido
De nuestras bocas con un suspiro
Y el aliento refinado, 
Donde nos quisimos.

Desembarcar en tu puerto
Bajo un sol cansado
Por encima de la luna transparente,
Dejame llegar a tu muelle
Pisar el malecón de tu mirada
Porque eres más que fuego
Cuando te hago mía. 

Comentarios2

  • levis1970

    definitivamente tienes un pincel en tu mente, hermoso poema exaltando a la hermosura de la mujer

    • David Pech

      Muchas gracias... la mujer siempre será mi musa preferida. Saludos y buenas noches

    • Daniela Mora

      Sin palabras



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.