AMADÍS

DE TI SEDIENTO (SONETO)

 

Estoy de ti, mujer, todo sediento,
 como el campo agostado en la sequía,
anhelando que llegue pronto el día
que me calmes la sed, de amor, que siento.

 

El corazón ya tengo ceniciento
al perder de mi vida tu alegría,
y espero como el triste en su agonía
que acabes, de una vez, mi sufrimiento.

 

Deseo que me des mano tendida
pues tengo el corazón sangrando yerto,
y seas para mí lluvia de mayo

 

regando, con amor, mi alma sumida;
no me dejes en árido desierto:
¡líbrame del suplicio en que me hallo!

Comentarios4

  • Lualpri

    Lindo volver a leerte.
    Abrazo.

    • AMADÍS

      Un abrazo amigo Lualpri y gracias por tu comentario.

      • Lualpri

        A ti.

      • alicia perez hernandez

        regando, con amor, mi alma sumida;
        no me dejes en árido desierto:
        ¡líbrame del abismo en que me hallo!
        ...................................................
        UN MAJESTUOSO CIERRE A TU SONETO.
        SALUDOS, POETA

        • AMADÍS

          Muchas gracia Alicia, por tu extraordinario comentario que te agradezco de corazón. Leeré tus poemas más detenidamente. Un abrazo cordial.

        • Ana Maria Germanas

          Brillan las letras, , cuando el sentimiento es a tinta de su pluma...
          Muy bello Amadis.-
          Un gusto leerte.-

          • AMADÍS

            Muchas gracias Ana María por toda la atención que me prestas y por tan hermoso comentario. Un abrazo cordial.

          • wilson calderon diaz

            "El corazón ya tengo ceniciento "
            esperando se llegue el momento,
            que la realidad apague y tu magia aparezca.
            gusto leerte poeta,
            agregue esta frase porque me gusto la imagen literaria de un corazón Ceniciento.

            • AMADÍS

              Muchas gracias por tan bellas palabras que te agradezco de corazón. Un abrazo cordial.



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.