Ainara 1

Buscando la armonía

 

 

Vivo como un alma en pena

y siento tanta amargura

que es oscura mi locura

e iluminadas mis quejas

 

Tan rápido pasó el tiempo

que al contemplarme yo ahora

no reconozco mi cuerpo

y mi alma se enarbola 

 

Miro mis manos vacías, 

pués vacías me las dieron

y yo las llené de sueños

que volaron con mi vida.

 

Quiero que vuelva ese tiempo

el tiempo que yo he perdido

mis años que están vacios 

los llenaría de amores, de caridad, de pasiones 

de estrellas y de luceros,

de amores tan extendidos que en este mundo no habrá

nadie que pueda pensar que por mi no fue querido.

 

Que me dejen la ventana para mirar mis siléncios

para explorar mis temores y mis suspiros al viento.

 

Tengo tantos pensamientos enredados en mi mente

que para ser consecuente debo decir que no entiendo

si son verdad o mentira, si son malos o son buenos,

si ayudan a alzar el vuelo de mi corazón latente.

 

Que sueños tan primitivos se albergan en mi cabeza

lo básico es infinito y lo complejo es tristeza.

 

¿Para que nos esforzamos en conseguir objetivos

si cada cual diferimos de la calidez del alma?.

 

No quiero seguir soñando, quiero dar un paso más,

sentir esa libertad que nos permite hermanarnos.

Que hermoso caminar juntos, no vadear el camino

ser parte de ese destino que hizo formarse este mundo.

 

Realidad y ensoñación, es la mayor maravilla

dan a la vida ilusión y dibujan las sonrisas

que alegran el corazón.

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.