Santiago Esquivel

poema sin nombre

 

 

y volvera el mundo hundido bajo el paisaje,

y caerá la melodía de los chercanes.

yo soñaré bajo el manto de tu silueta, 

y abrazaré la ausencia de presencia,

florererá el desontento universal de  los hologramas,

y caeré sobre tus nelodías antepasadas.

y estarás, estarás en el impacto de otros labios,

y en los rincones mas inhóspito del sentir.

y estarás, estarás en las sonrisas tristes de mi espejo,

y en la cantidad completas de mis introspecciones.

 y estarás, estarás en cada maldito rincón de mi,

y en cada abrazo que te aguarda.

 

tiritan los crepusculos, 

y caen muertos desde el cielo,

agoniza la magia descuartizada,

la culpa sobresale de limite comensurable,

 

y caes muerto en brazos del cemento,

y entonces te necesito 

y entonces de recuerdo

y las lagrimas explotan en melancolía

y entonces deja de latir

y entonces me deja de oir

y no escucha mi dolor.

 

perdón por tener la necesidad de necesitarte,

por haber ocasionado el desenlace de tu latir.

 

y entonces los lugares se vuelven todo, 

y tu te vuelves nunca.

y te he buscado, 

en la superficie de otros labios,

en las caricias de otra alma.

pero no estas, no estas ahí

no habitas en los orgasmos de otra persona

habitas dentro de lo que se llama mundo

y ese mundo ya está lejos de mi.

 

pero volveré, volveré a volver y volver

volveré a este pensamiento que en tu pensamiento me hace recorrer

y no me esconderé del perseguidor indudable

y seguiras caminando, y asiendome sentir culpable.

 

y las formas multiplican insatisfacciones,

todos los fantasmas acaricían mis caricias.

comienza a propagarse la trascendencia 

comienza a disolverse aquella omnipresencia.

 

terminara siendo un termino interminable.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.