Mallez

A mi madre

Bendigo tus manos llenas de ternura

y del mucho fruto con sabor a alegrías

que me dieron en caricias tu alma pura

y tu corazón que sobre mí vertías.

 

Oh! Amor infinito, fémino amor pleno.

Sobre tus rodillas, sobre tus faldones,

déjame dormir y descansar sereno

mientras compasiva muestras tus perdones.

 

Ya la vida corona tu par de sienes.

La noche que oscura tendióse en tu pelo

empodera los años que ahora tienes

y son blancura de amor, luz de desvelo.

 

Después de Dios, en su ágape y tan fecundo

poder para dar vida de día en día,

no hay virtud tan gratificante en este mundo

que tu amor de madre, amada madre mía.

 

Comentarios1

  • wilson calderon diaz

    muy emotivo poema .gusto leerte

    • Mallez

      Una gran disculpa wilson calderon diaz por dar respuesta a tu comentario. Muchas gracias por la lectura de este breve pensamiento sobre el ser que nos da la vida. Un saludo fraterno y un fuerte abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.