angelillo201

De la noche íbera al día ibero.



Sembrada  está la mañana íbera,

Cubierta de hierbas,

 que amortiguan la luz y la esperanza.

No queda nada  de las  casas.

Eran grandes,

 llenas de cultura y de historia,

Han sido llevadas a la ruina y  la nada.

La mañana ibera,

 se eleva en el milenario llanto del mar.

La desesperanza es la raíz que crece en esta tierra.

Tierra que nos envuelve y acecha a cada paso.

La luz se ha vuelto cada vez más negra e insegura.

El barbecho del ibero nocturno,

 ha germinado en nuestros huesos.

El día ibero es difuminado al surgir el sol,

Los caminos  se adentran en la noche.

 Todo revive entre espantosas antorchas,

y visitas nocturnas guiadas.

Por el día no nos queda más que un show,

un espasmo de vida cubierta de hierbas

que calienta la tibia mañana íbera.

Transcurre rezando, suplicando,

 que el día nos deje un poco de esperanza,.

Nota al lector y a quienes vean los vídeos.

 

El siguiente poema esta basado en un paseo de más 30 kilómetros  con los perros enganchados a la bicicleta, al acercarnos desde Vall d´uixó de camino a Xilxes y Almenara para volver por la carretera del Algar hemos hecho un alto tipo de caballería  al poblado íbero de Orley. Al ver en el estado de abandono en el que se encontraba el yacimiento más importante de toda esta zona, he querido hacer un vídeo poniéndolo en relación con la jornada del día anterior, la de la celebración de la  noche íbera con visita guiada al poblado íbero de San José de Vall d´Uixó donde se daba a conocer esta valioso patrimonio   situado en una zona turística  llena de bares y terrazas. El vídeo donde mis perros hacen de guía ya no es la noche íbera, sino el día, y se ve bajo el sol todo desolado cuando no da dinero. Ya no hay cultura, ya no hay interés donde no hay dinero. Quisiera explicar al lector y a quien vea el vídeo, que en esta ocasión ya no hay denuncia social, sino que debe interpretarse el vídeo y el poema como un grito del que ya se da por vencido en esta tierra. Hecho este pequeño alto hemos seguido el camino, llegando a hacer  otro vídeo donde se muestra la fortaleza de los perros tirando de la bicicleta en una cuesta, con el  mar a nuestra espalda, se describe el paisaje, se canta a la vida, quizás incluso a la esperanza, al deseo de seguir vivos atravesando una ladera de bosque mediterráneo, aunque luego me he arrepentido de pensar esto, ya que no hay solución, todo ha de seguir su destino, y a veces este adopta formas horribles, podía haber sido maravilloso, pero igual que los caminos se bifurcan los destinos también.

 

Angelillo de Uixó.

Comentarios1

  • azulblue

    Me.encanto leer este poema



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.