almodoig

Mujer y madre

 

En sueños interminables,
invadidos de aromas de rosas,
despertamos a los mimos tiernos,
quien únicamente tiene esas magias
que duran una eternidad en adorarnos,
con sensibilidad celestial y comprensión de mujeres divinas.

Ellas que sutilmente y corajudamente,
llevan el nombre de mujer y madre.
Siempre nos esperan, nos enseñan, nos aman, acarician, nos susurran ternuras, nos juntamos en sueños o en tiempos del hoy y mañana.

Con ese amor que dan, merecen siempre decirles te amo mujer, te amo madre, te amo ser celestial que siempre estás a mí lado.
Dedicado a mí adorable hija Sussana y a todas las madres del mundo.🌹💕
Alfredo Montero Doig
Derechos reservados



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.