Jesús Oscar Ugalde

Primera impresión

Castaña de tus ojos

                  cabellos

                               tez

tu voluntad acorazada

                                hueso o mármol

cadencias encresparon                      la nube balsámica.

 

Corales desenmarañados de tu cima,

las tardes de cada jornada arriban

y no vislumbro la perpetuada imagen,

                       ni siquiera

                                       en la arena tamizada de los mares.

 

El nudo del presagio

es debilitado y encarnado sueño

de oculta voz y candor desubicado.

 

Dime

         si oír pudieras los secreteos

de unísono fundido

                            ¿Qué sería lo sollozado?

 

Solo en penumbras coléricas

hay palpitados espejismos

un remanente eco

                           de noche lejana

tan atento al resto que le consagraste.

 

El suceso detenido de fulgor:

enardecen tus labios como nunca

¡Qué rosal espinoso custodia la savia más la singular esencia!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.