David Pech

Cadenas de sufrimiento

Duermo entre delirios y quejas
Con el cuerpo atado en cadenas
Sucumbía al ritmo del dolor
Causadas por la enfermedad.

Hilando gotas de sudor
Que viajan al sendero del sufrimiento
Dejando florecer el temor
Y las piernas hechas alambres inquietos.

Cierro los ojos
Mi vientre asalta mi mente
Mi boca se vuelve desierto
Con el aliento cubierto de muerte.

Adorno mi sufrimiento
Lo convierto en sonrisa
Mi cuerpo arde
Después... se hace ceniza.

Comentarios2

  • Ángela Teresa Grigera Moreno

    UF MUY FUERTE
    SALUDOS AMIGO

  • David Pech

    Gracias Amiga, a veces la inspiración llega en momentos inoportunos... pero sirve como experiencia ante esta vida corrompida. Buenas noches saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.