Paco Otero

Mi Gato


Mi gato
Caleb se llama mi gato,
es blanco de la cabeza al rabo,
no es de raza, es callejero,
su madre murió en el parto
y a biberón lo criamos.
Ahora ya es adulto
y libre es de de salir
y volver cuando quiera,
¡aunque no le permito
que me traiga compañera!.
Los dos tenemos un trato,
el como animal no me trata
y yo como humano no lo trato,
cada uno en su lugar,
es lo mas sensato.
Cuando tiene hambre,
con su peculiar maullido,
siempre me avisa
y rozándome las piernas
me obsequia sus caricias.
Pero una vez satisfecho
¡no le molestes, no le toques!,
si lo haces se levanta,
de un salto se marcha,
y sin más, desaparece.
En esto mucho se parecen
gatos y humanos,
cuando quieren algo conseguir,
despliegan todos sus encantos
y cuando consiguen su fin,
tal como aparecen...desaparecen,
hasta que necesitados
vuelven sin prejuicios a pedir.
F. R. O.
Derechos de Autor

 

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Sabes ?...me agrado tu definicion sobre la actitud humana comparandola con la de tu gato.-
    Pero creeme, la gente te respondera, en la misma forma, de como tu la tratas .-
    Me gusto leerte.-
    Un afectuoso saludo.-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.