Antonio Encinas Carranza

Las tribulaciones del alma

Cuando nos embárga la soledad,

Es cuando la inminente frialdad 

Y el turbador y morboso silencio

Nos aprisióna el pensamiento.

 

Los recuerdos galopan silenciosos

Por derrotéros pedregosos y polvorientos,

Por los que es difícil el transcurrir de la vida.

Son tristes los momentos en que la nostalgia

Sucumbe ante la incongruente angustia,

Donde claudican los absurdos sentimientos.

 

En medio ronda la congoja

Rodeada de un misterioso enigma

Que se lleva en el alma angustiada.

Aquí reina la aflicción, cargada de vanidad.

Absurdo alarde de falsedad.

 

La que va dejando huellas insondables

Que van invadiendo los valles,

 Donde mueren las ingenuas ilusiones.

y resucitan las soberbias frustraciones.

 

El entorno se nutre de las ironías

Que brotan de las tribulaciones.

Y que emergen soberbias

De los recuerdos imborrables

 

La noche se enciende de oscuridad

Y llena los ojos de tristes pesares

Lacerando la piel de la intimidad

Con memorias heridas y sangrantes.

 

Al remontar los mansos ríos cautivos

Que pasan ondulantes por los imperfectos días  

 Sentimos que los vamos olvidando

Porque siempre llegan tardíos.


Autor: Antonio Encinas Carranza


De: Lima, Perú

  1. M. R.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.