J.R.Infante

Dejé crotoreo



Dejé crotoreo en la memoria

y tordos en la casapalmera,

vine a recobrar el runrún

                                     que fluye sobre el asfalto,

tan cerca estoy de los muros

que saben de mis suspiros

que puedo oír al respirar

de sus trasnochados poros,

allí mora aquel estanque

que nunca supo dibujar la secuencia

                                                       de tu voz,

el joven ciruelo que aspira

abrazarte con sus ramas

                                    y la vidriera que comparte

los destellos luminosos

                                   de tu iris.

En el pasillo profundo

                                  ya puedo verte,

me estremezco con mi piel,

miro a la campana, a la iglesia

y a la bandera de la puerta

¡por fin tu mirada!

Bocanada de aire, blanca mariposa

laurel que cobijas

                           las plumas del mirlo de incrédulos soles,

el hacha indolora castiga

                                      el jardín

donde tus pasos dejaron

                                     la huella

que marca mi antebrazo.

Sufre la jacaranda, el pacífico, la acacia,

sufre el árbol del amor.

Del amor,

con sus hojas quiero envolverte

en un otoño lluvioso

hasta que broten rosadas

                                     en verde tallo

las horas que te debo de mi ser.

 

Comentarios1

  • J.R.Infante

    Gracias, Elizabet.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.