Heliconidas

Tus ojos

~⌂~

Tus ojos videntes y beduinos
surcan mi desierto extrasensorial
bajo un rocío de estrellas.

Cuando tu cuerpo flota en mis aguas,
como una flor de loto,
tus ojos de esmeralda y oro
me penetran en la noche pendular.

De esos ojos de los que nunca
una lágrima he visto rodar,
a pesar de ser verdes como el mar.

Déjame creer que esta ilusión
tiene tu mirada.
Que la tomé de una luna
junto a un faro gimiente de luz.

El hombre que fui ha muerto.
Hoy renace el niño en las arenas del tiempo
forjado en el fuego blanco… de tus ojos.

Comentarios1

  • azulblue

    bello



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.