Ricardo Domínguez

Náufrago

Náufrago

 

Náfrago en una mirada carmesí,

                    un hombre de sangre vive.

Suspira

                    cuando lee la tragedia entre tus manos.

 

Es en la profundidad de la pupila 

                   que explora tus cicatrices y escribe poemas con ellas. 

 

Cautivado,

                     llora,

y desnuda cae la lluvia sobre sus ojos,

                     humedece el desierto mudo en su pecho

ese que le ha dejado 

                    la sequía de tus recuerdos.

 

Comentarios1

  • Mariesther Munoz

    Siempre un placer leerte, me llevas a escenas cinematográficas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.