Pepe Estrada

AGUA DEL ARROYO




Agua del arroyo
NECTARY
Con las noches risueñas en detrimento,
en un arroyo de agua clara me detuve
inquieta por los afanosos vientos
fuerte y firme a un árbol me sostuve.
Reposando en la hierba largo tiempo
con las manos abiertas me contuve
esperando tú presencia en el tiempo
bebiéndote con el canto del sinsonte.
José Estrada
Pareciera que el tiempo
se fue detrás del agua cristalina
hasta había declarado
todo aquello fantasía
Más un algo entre el pecho
y la memoria se revelaba
aquella tarde de verano
al arroyo llegó una hada
NECTARY
Ocre brilla el cielo de tus ojos prisioneros
en mi vaso de cristal miro mil veces
bebiendo agua clara del arroyo
ahogando la añoranza y el tempero.
Con el peso raído ante mis hombros
y la hierba fresca convertida en mi antojo
sin que tu corazón olvidado conozca
todo cuanto ve mi luciérnaga por tus ojos.
José Estrada
Mi lado incrédulo
entró en acalorada discusión
qué ser angelical
podría llegar hasta aquel rincón
Cuando una rana y un grillo
entonaban armonioso son
detalle que arrancaría
los primeros ronquidos del sol.
Nectary/José Estrada
Derechos Reservados.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.