yito

Miradas.

 

 

El abuelo enseñando  prosa poética.

_________

Un día al caer la tarde, sonaron las campanas de mi corazón, supe sin verlo que que estaba presente. Deje que mis ojos recorrieran las miradas para ver en cual de ellas estaba la estrella de mis sueños. No hicieron falta palabras, bastaron nuestras miradas.

Lara Andrea Müller

8 años



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.