Ignacio Hernández Montero

La realidad no merece mi miedo

El   miedo   es     esa   sensación   de
disgusto   cuando  no    quieres   que
algo  pase,  el   miedo   puede  ser la
muerte, pero la mayoría del tiempo,
el miedo es la vida.

 

Sócrates solía decir que la muerte es
la mayor de nuestras  bendiciones, y
no  creo que  lo dijera   por capricho
con  la   vida.   La  muerte   es   una
bendición   porque    hace    que   el
tiempo   con  vida  sea  valioso, si el
humano  fuera   inmortal  el   placer
podría  esperar,   las  personas   que
amamos  podrían   esperar,   la  vida
podría  esperar,  pero  no  es  así,  el
tiempo   solo    se   mueve    en  una
dirección     y        todos      seremos
bendecidos   con  recibir  la  muerte.

 

Jaime Sabines decía que creer en la
supervivencia  del    alma,  o  en  la
memoria  de  los   hombres,   es  lo
mismo  que   creer  en  Dios,  es  lo
mismo  que cargar  su  tabla mucho
antes     del     naufragio.    Sabines 
desnudó  los  miedos  del  arte y me
hizo ver que el valor de una vida se
trata de lo que nunca queda escrito.

 

Las  cosas malas  siempre   van  a
suceder,  sea cual  sea tu fallo y tu
manejar,  no  podemos  evitar   las
situaciones  negativas  de  la vida,
entonces ¿para que cargar la tabla
mucho antes del naufragio?

 

Nuestro miedo  solo es real desde
nuestro  punto  de  vista y tal vez
decidí escribir  esto porque  me di
cuenta de que mi mayor miedo es
pasar  toda una  vida  con  miedo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.