angelwanda

TUS LABIOS

Labios de mojado fuego,

hoguera de besos despiadada,

amarte fue fundir el acero 

de mi desecha espada. 

Volé sin alas por tu cielo, 

anidé en tus frondosas ramas,

bebí de tu néctar en mis sueños,

arrimado a tu suave espalda. 

Y en ti todo fue tormenta, 

relámpagos vencidos de ansias, 

caricias de ávidos dedos,

hurgando el silencio y la esperanza.

Boca de rosa y sin palabras,

de espinas afiladas y blancas, 

que de noches eran luceros, 

que me devoraban el alma.

 

 

 

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.