Jhon Deivy Torres Vidal

LLANTO FÉRTIL

El ardor de los ojos bajo el llanto

Es presagio, síntoma o secuela.

Es el signo invisible y la evidencia

De que hubo y vendrán otros quebrantos.

 

Cada lágrima cayendo o agrietandose

Por los moldes enjuntos del resabio

Que a veces son los pómulos o el labio

El surco recorrido, ya inundandose.

 

También crece la brizna bajo el llanto

Y humectan sus raíces viejos árboles.

El fresno y el crepúsculo perecen

 

Pero vuelven a diario a reencontrarse.

Bajo el llanto la vida nos remece

Pero hace fértil nuestro polvo eriazo.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.