Gonzalo Ramos Aranda

Mandinga

Duda cruel, acecha
dentro de mi alma,
un haz de tristeza
se roba la calma.

Estando presente,
me parece ausente,
con amor, le imploro,
mas, … no se decide.

Barcaza navega, 
sin vela, timón,
aciago, naufraga,
¡pobre corazón!

Astro Rey, decrece,
declina, delira;
un palmar se mece,
el manglar, inspira.

Viendo la blancura
que tiene esa garza,
recobro cordura,
pondré más empeño.

Mandinga, Laguna,
mujer, linda estrella,
proyectan las aguas
su luz, pura, bella.

La miro, suspiro,
recobro el aliento,
dejo todo al tiempo
y, a mi padre, … Dios.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Laguna de Mandinga, Veracruz, México . . .
Foto (Deskgram): luciapineda.sex 
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.