Ricardo Domínguez

Deseo

Deseo
En mí se despierta el deseo,
aquel que acaricia tu nombre.
Saborea las palabras danzantes
que oscilan en la humedad de tus labios.

Deseos que te sueñan,
te inhalan,
te consumen poco a poco
en cada recuerdo.
Aquel deseo que me dota de espíritu y vitalidad
a quién ama con la verdad

Comentarios1

  • Mariesther Munoz

    El deseo es algo poderoso que se adueña de la mente y transforma los sueños en objetivos, tanto así que a veces se vuelve una obsesión y se vuelve dulce cuando se transforma en un grato recuerdo.

    • Ricardo Domínguez

      Muy cierto, los deseos bailan sobre la línea de la creación y la destrucción de uno mismo. Magnifico comentario.

      • Mariesther Munoz

        Totalmente de acuerdo. Los deseos pueden impulsarnos a ser espontáneos, llevándonos a actos que podrían beneficiarnos, pero también perjudicarnos. Allí es cuando entra la labor del discernimiento, la conciencia y el entendimiento de lo correcto, incorrecto y efectos de los actos. En base a ellos podemos tomar una decisión que, sin duda, marcará parte importante de nuestra historia porque por más simple o insignificante que parezca una decisión siempre tendrá un efecto que notaremos con el pasar del tiempo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.