Matias 01

ME BESAS

Me besas,

y toda tu humedad traspasa

el desértico Sahara y mi inocencia;

Me rozas,

y se estremece el frío

se mueve y arde la quietud de los escrúpulos;    

 

Me besas,

tiernamente, en silencio,

y con exactitud de vándalo

se escurren nuestros trajes por la ventana

con aires de frenesí;

Me besas,

y de tu lengua tibia florecen las uvas

y las mariposas,

y todo el barrio se queda sin luz.  

 

Me rozas,

y en lento asombro, una fragua arde

en mi cuerpo, se hace inmaterial, se funde

se separa, se ahoga;

Me rozas

y se vacía el reloj al mirar tus senos ebrios

y mis manos

como olas de enredaderas

revolotean por toda tu húmeda ternura

hasta despertar el alba.

 

Comentarios2



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.