Harley Ezel

La hoja que el viento no se llevó.

Por el tejado se oye el viento,

cerca de una calle solitaria,

ya nada me daba aliento,

ni siquiera una mano solidaria.

 

Mi esperanza se iba,

como el viento a las hojas,

alejada de mí y aturdida

mis manos se pusieron rojas.

 

La oscuridad me rodea ¡no sé qué hacer!

Dios alúmbrame este camino,

de tus manos agua quiero beber

y cambiar este fatal destino.

 

La neblina ha secado la hoja,

no queda ninguna a mi lado,

ni lluvia ni tormenta me moja,

ya todo se ha terminado.

 

¿Quién soy? ¡No lo sé!

el dolor me arresta,

no sé cómo saldré,

pero sí tengo una respuesta:

 

Soy la lágrima que no secó,

soy la hoja que el viento,

no se llevó.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.