Daniel del Castillo

No estabas

Acariciaban las gotas sus mejillas

y mi aliento le rozaba con filo,

ella parecía un lago tranquilo

al que no le han tirado piedras

 

Agarre de una mano suelta

su fría piel que no se repuso,

con la otra acaricie su figura esbelta

serena, ella no se rehuso

 

Se encontraba tan quieta, sumergida

en un sueño profundo,

le hable mientras sostenía su mano rígida

sin apartar mi vista ni un segundo

 

<< Te acuerdas mi niña bella

cuando en la lluvia tu sonreías,

a ti te gustaba dejar una huella

sobre el barro, si tu lo hacías...

 

En las mañanas cuando despertabas,

sobre la ventana te posabas a cantar,

hoy el sol no te pudo escuchar

porque al buscarte, tu no estabas… >>

 

Ella se veía tan tranquila y si la tocaba

no respondía, revise cada lado

de su cuerpo, y su aliento no respiraba…

 

Estaba tan quieta, que no pude darme

cuenta de su ausencia,

se veía tan serena, que parecía aun escucharme...

 


Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Comentarios1

  • borealara

    lindas letras y Lindos recuerdos : Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.