Tarquino Piguave Arreaga

Tu partida

Hoy se cumplen 7 años

De tu eterna partida

Dejaste sola a mi alma

Triste y adolorida

Han pasado los años

Y más te tengo presente

Y sufro en silencio

No me entiende la gente

Pero eres en el cielo

tú mi mejor estrella

Porque fuiste tan buena

¡Oh! Madrecita bella

Recuerdo tus caricias

Que de niño me dabas

Sentía una bella albricia

Cuando tu me abrazabas

Y tus brazos tan puros

Tu calor me brindabas

Tus consejos tan bellos

Y tus tiernos cuidados

Ahora que estoy viejo

Los tengo más presentes

Pero madre querida

El día que te marchaste

El alma destrozada

Por siempre me dejaste.

El calor tan divino

Al estar en tu regazo

Era como la esencia

Más pura en el ocaso

Cuando voy por la calle

Parece oír tu voz

Tan dulce y tan pura

Como la voz de Dios.

Cuando estábamos juntos

Madrecita querida

Yo llegaba cansado de mis largas jornadas

Y tus manos de seda

Con tus tiernas caricias

La vida tu me dabas

Te extraño madrecita

Y me siento tan solo

Cómo estar junto a ti

Madrecita de mi alma

Pues no puedo vivir

Pues me falta la calma

Pero eres mi estrellita

Mi angelito del cielo

Que aún cuidas mi sueño

Cuando yo me desvelo.

Ver métrica de este poema
  • Autor: Tarnipia (Seudónimo) (Offline Offline)
  • Publicado: 28 de abril de 2019 a las 22:36
  • Comentario del autor sobre el poema: Sin comentarios... De parte, sincillamente la madre es el amor más grande e inconparable, más dulce y más sublime, es como como el amor de Dios.
  • Categoría: Amor
  • Lecturas:


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.